Etiqueta Interactiva Digital

¿Qué me aporta a mi Facebook? 1

ene10

Hoy rescatamos uno de los primeros artículos realizado por nuestro director, Paco Campos, para la revista Interactiva. A pesar de que fue escrito hace unos cuantos meses y de que el entorno de los medios sociales evoluciona a la velocidad de la luz, aún continúa plenamente vigente. Por ese motivo, queremos compartirlo con todos vosotros:

Vivimos momentos de apogeo para el “Queremos estar en Facebook”. Todo el mundo quiere estar, aunque no tenga muy claro para que, el fenómeno recuerda al de “Queremos tener una página web”. Seguro que muchos recordáis aquellos años en los que anunciantes, y agencias producían webs a cascoporro, con su, “¿Quiénes somos?” “¿Qué hacemos?”…, junto con su comunidad o chat (en los que casi nadie participaba por cierto), para los más avanzados.

Lo curioso del fenómeno es que tanto antes como ahora, en muchos casos, agencias y anunciantes, quitaban importancia al ¿Qué va a aportar la web? ¿Cómo vamos gestionar el día a día de la página de Facebook para que cumpla su función? La idea era, “creamos una super web y ya somos digitales”. Lla de ahora es creamos una página de Facebook y ya estamos en redes sociales.

Las redes vienen para quedarse, se llamaran Facebook, Twitter, Tuenti … y se usaran de una forma más permisiva, como ahora (acepto a todos los que me invitan), o de una forma menos permisiva, como ya empieza a pasar, en mercados que empezaron antes el camino, como Reino Unido o Estados Unidos, en los que los usuarios empiezan a eliminar de sus perfiles a aquellos que no saben muy bien quienes son, o venden mucho más caro a las marcas el ansiado click sobre “Hazte Fan”. En cualquier escenario las Redes Sociales llegan para largo.

Así que, y si empezamos por el principio y nos preguntamos… ¿Qué me pueden aportar a mí las Redes Sociales?, la pregunta se las trae, se las trae tanto que la respuesta debería salir de una mínima investigación y análisis en el que las Redes y el negocio sean desmembrados y recombinados para dar como resultado un objetivo y un plan de trabajo para lograrlo.

Preguntas como: ¿En qué redes sociales vamos a estar? ¿Cómo vamos a estar? ¿Creamos una página, un grupo o un perfil de persona? ¿Qué vamos a hacer dentro del perfil para aportar valor al usuario? ¿Cómo vamos a comunicarlo dentro de la 2.0? ¿Qué política de dialogo vamos seguir con nuestros fans, respondemos, no respondemos, eliminamos o no eliminamos comentarios negativos? ¿Qué indicadores podemos implementar para controlar el retorno en ventas?. Son muchas las preguntas que hacerse antes de poner en marcha un proyecto 2.0, si quieres que el ROI sea positivo.

Facebook y el resto de entornos sociales tienen mucho que aportar, pero es clave encontrar el punto de partida idóneo para cada caso y ser capaz de ir adaptando el camino al variante entorno que son las Redes Sociales.

Paco Campos, director de Agent Yellow.

Artículo publicado en la Revista Interactiva Digital.

La unión hace la fuerza 1

dic21

Creo que todos conoceréis este dicho, fruto de la sabiduría popular, en estos “tiempos modernos” que vivimos, no deberíamos olvidar estas pequeñas lecciones que hemos venido atesorando.

En la agencia estamos poniendo en marcha un proyecto de pensamiento cooperativo, dirigido a sacar lo mejor que la crisis nos está trayendo, sí la crisis también trae cosillas buenas, entre esas lecciones que la crisis esta enseñándonos, podríamos destacar la predisposición a la colaboración y el intercambio como forma de actividad empresarial de bajo coste e importantes y variados beneficios.

La escasez de recursos económicos, por parte del anunciante, y la maduración de un usuario cada día más exigente en lo que a su interacción con la marca, generan un caldo de cultivo ideal para que el ingenio, la creatividad, plantan cara a la cartera, lo cual hace el curro de los que vivimos de esto mucho más divertido y retador.

Los consumidores quieren vivir experiencias junto a sus marcas y soportes, y experiencias que difícilmente pueden nacer de una sola marca de un solo soporte de una sola agencia.

Esta realidad es especialmente clara en entornos 2.0, y en especial en acciones sociales On-off, donde la colaboración entre especialistas es clave.

La opción de la agencia 360 sigue muy de moda, el clásico yo soy especialista en todo, se mantiene aunque sea vía subcontratación, modelo que ofrece ventajas especialmente para los clientes que buscan una agencia que sea su único interlocutor válido.

Personalmente, creo en la transparencia en general, y ante el cliente en particular, creo en proyectos en los que equipos especializados y experimentados en sus aéreas, trabajan de forma coordinada y bajo su propia marca, con el fin de lograr, esas experiencias que demandan anunciantes y consumidores.

Son tantas las guerras en las que debemos luchar junto a nuestros anunciantes para salir reforzados de la crisis, que sería imposible ser los soldados ideales en cada una, en Agent al menos los limitamos a intentar ser el oficial de confianza, en todas ellas, no necesariamente el brazo ejecutor.

Paco Campos, director de Agent Yellow.

Artículo publicado en la Revista Interactiva Digital.

¿Cuánto vale un fan? 3

dic13

En efecto es una pregunta, cuando menos, complicada ya que, para definir el valor de algo, el primer paso es fijar y estandarizar la o las métricas que cuantificarán dicho valor y ya ahí empiezan las discrepancias de criterios. Si estimamos el valor en función del coste que nos ha generado lograr dicho fan, nos dejamos fuera el valor que dicho fan aporta en sí mismo a la marca, y dejarnos fuera ese concepto al calcular el “valor” del fan parece contradictorio por naturaleza.

Si optamos por estimar ese coste en función del valor que aporta a la marca, aparecen en escena un buen numero de métricas diferentes y complementarias entre sí: impactos, interacciones básicas, interacciones Premium, visitas a site oficiales, visitas a tiendas, compras o prescripciones generadas, visitas a espacios físicos monitorizables… En este caso, la priorización de cada dato que nos permita definir un valor relativo o absoluto del fan se hace tarea compleja.

Dicho todo esto, parece que una de las pocas cosas que sacamos en claro es que el aporte de un fan a una marca se ve influenciado de forma directa por los objetivos de la compañía, por la sinergia con el resto de la estrategia de marketing y por la capacidad del anunciante para tocar el corazón de su público aportándole valor y dándole voz y voto en la construcción de la propia marca.

En resumen, que posiblemente sean los anunciantes los primeros en preguntarse qué tipo de fans quieren tener y, por tanto, qué valor tienen para ellos sus fans. Es evidente que la misión de una agencia como Agent Yellow ante esta complejidad es intentar aportar tanto nuestra información como nuestra intuición y experiencia, pero como en su momento me dijo un “perro viejo” del sector y paisano mío, Antonio Cerrato, “No hay agencias valientes, hay clientes valientes”.

Paco Campos

Artículo publicado en la Revista Interactiva Digital. Podéis consultar el original en: ¿Cuánto vale un fan?

Agent Yellow.
Felix Boix 3, 1 centro. 28036. Madrid.